¡Larga vida a los Manolos!

Manolo Blahnik (Santa Cruz de la Palma, 1942), o lo que es lo mismo, el zapatero por excelencia, cumple 73 años. Colmado de proyectos como el reciente estreno de un libro que recoge lo mejor de su carrera, una futura exposición itinerante para 2016 y el rodaje de una película biográfica, demuestran que hay mucho que celebrar. Desde Fashionably le rendimos homenaje repasando su trayectoria.

De madre tinerfeña y padre checo, siendo muy joven decidió dejar la isla de La Palma para estudiar en Suiza, donde se graduó en Derecho Internacional y en Literatura por la Universidad de Ginebra. Interesado por el mundo del arte, actual referente de sus creaciones, se instaló en París. Su carácter nómada le impulsó a trasladarse a Londres, donde entró en contacto con la moda compaginando su labor de dependiente con la escritura de artículoszapatos_madrid_de_manolo_blahnik_8419_650x para la versión masculina de Vogue. Pero fue en 1971, durante un viaje a Nueva York, cuando realmente se topó con su  destino.Un consejo de Diana Vreeland, entonces editora de Vogue, le animó a dedicarse a lo que desde entonces hará para toda la vida: diseñar zapatos.

Bajo el lema: “Paciencia, pasión y trabajo”, su archivo registra más de 2.500 pares de zapatos. Cada uno de ellos cuenta su propia historia, fruto de pasiones e inspiraciones que van desde la pintura de Goya, a las mujeres sicilianas o el continente Africano. Las sollozos de Carrie Bradshaw en Sexo en Nueva York cuando un atracador la deja sin su par más preciado, o la declaración de Madonna diciendo eso de: “Los manolos son mejor que el sexo, porque duran más” han contribuido a su mitificación como objetos de deseo.

Defensor de una elegancia que bebe de la tradición, en la era de la instantaneidad los manolos permanecen.

8-manolo-blahnik-boutique-at-harrods-shoe-heaven-london

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *