Chanel, un estilo eterno

 

Para convertir el Grand Palais en un aeropuerto se necesita ser Karl Lagerfeld. El Kaiser vuelve a recurrir a una puesta en escena espectacular para presentar su propuesta primavera-verano 2016 . En este  viaje los códigos de la firma, como las perlas y el tweed, complementan looks  de aire deportivo y urbano. Tradición y modernidad llevan años conviviendo para reforzar el sello Chanel. La que en 1913 comenzó siendo una pequeña boutique se ha convertido cien años después en todo un fenómeno, traducido en 300 tiendas a lo largo del mundo. Repasamos la historia de la Maison.

DSC_0138

Gabrielle Chanel posando ante el objetivo de Horst P.Horst. © Horst P. Horst/Art+Commerce

De humilde costurera a reina de París. Abandonada por su padre a los 12 años la joven Gabrille Chanel fue trasladada con su hermana menor a un orfanato. La Abadía Aubuzine será su lugar de residencia durante 7 años. Entre sentimientos de soledad y abandono Gabrielle convirtió su experiencia bajo aquellos muros en futuras inspiraciones: del escepticismo románico derivó su gusto por la pureza de las creaciones, así como la preferencia por el blanco y el negro. La opulencia de los objetos religiosos y las vestimentas ceremoniales alimentó su fascinación por el barroco, representado en el uso de tonos dorados y atrevida bisutería con piedras de colores.

En Aubuzine, Chanel fue instruida como costurera. Pasaba los días cosiendo y las noches cantando en un cabaret, donde apodada como Coco, comenzó a demostrar con su encanto que era una mujer distinta a las demás. Encanto que le sirvió para enamorar al rico Ethiane Balsan. Su noviazgo con Balsan la alejó de sus orígenes humildes para relacionarla con la alta sociedad parisina, escenario en el que Chanel se desenvolvía con magistral soltura. Su vestimenta, confeccionada por sí misma, era toda una declaración de intenciones. No se parecía a nadie, lo sabía y lo reivindicaba con fuerza.

Pero si existe una figura clave en la evolución de Coco ese será Boy Capel, al que ella misma consideró su verdadero amor. Boy le prestó ayuda económica en su primera incursión empresarial, una tienda de sombreros. Pero el impulso definitivo llegó en 1913 con su boutique de modas en Deauville. Es entonces cuando la diseñadora inició su particular revolución.

Fachada de la legendaria boutique de Chanel en París, abierta desde 1919. ©CHANEL

Fachada de la legendaria boutique de Chanel en París, abierta desde 1919. ©CHANEL

Con Chanel el cuerpo de la mujer fue liberado, el exceso de ornamentación, propio de los años veinte, y la opresión del corsé quedaron desterrados. Como mujer, diseñaba para las mujeres dándole poder a la funcionalidad y quitándoselo al efecto. Creadora y embajadora de sus propias colecciones, se paseaba con sus diseños por las calles más chic de la ciudad. Su carisma hacía de ella la  mejor modelo  para sus creaciones. En el 31 de la parisina Rue Cambom, Chanel abrió su primera casa
de costura en 1918. La capital de la moda quedará rendida a sus pies.

Helena Christensen y Claudia Schiffer protagonizan la campaña de CHANEL primavera/verano 1991. © Karl Lagerfeld/CHANEL s/s 1991

Helena Christensen y Claudia Schiffer protagonizan la campaña de CHANEL primavera/verano 1991. © Karl Lagerfeld/CHANEL s/s 1991

De Coco a Karl. El 10 de enero de 1971 falleció Gabrielle Chanel. En lugar de rendir homenaje a la Chanel rebelde y provocadora, la firma comenzó a alejarse del éxito alcanzado, convirtiéndose en sinónimo de una burguesía obsoleta. Pero la leyenda debía continuar. En 1983 Chanel escribirá su segundo capítulo en el mundo de la moda, ha llegado Karl Lagerfeld. Encargado de la supervisión de la línea prêt-à-porter, le bastó un año para alzarse con el control absoluto de la firma. Los años 80 piden exceso y Lagerfeld se adentra en el pasado para mirar al futuro: acorta las faldas de los clásicos trajes de tweed, potencia los complementos y refuerza el uso del logo. La doble C cruzada lo inunda todo, adaptándose al poder de las marcas que prima en los nuevos tiempos. Sus colecciones se encadenaban siendo un éxito absoluto. Lagerfeld, repite como lema que “no hay que dejar de reinventarse ”, imponiendo esta frase como filosofía para la nueva era Chanel.

 La sucesión de nombres en las grandes casas de costura: Balenciaga, Lanvin, Dior…muestran la dificultad de alzarse en la cúspide de una firma de renombre. Karl Lagerfeld ha encontrado su mayor éxito en Chanel, y Chanel ha encontrado en él a una nueva Coco.

DSC_0153

Vanessa Paradis,una de las musas de la Maison posa para la revista Marie Claire . © Photo Karl Lagerfeld.


Del tweed al bolso 2.55.
Gabrielle Chanel configuró un look propio, que Lagerfeld ha sabido interpretar a la perfección. Una serie de códigos han hecho de la firma francesa una de las más visibles e inconfundibles del mundo. 
Si hay una aportación Chanel por excelencia esa es la chaqueta. De inspiración militar, elaborada en tweed y con botones adornados con la doble C, se convirtió en el símbolo de la elegancia del momento. Hoy casi 60 años después de su creación, y prestada a las transformaciones más audaces, constituye una pieza clave para la moda contemporánea. Según el propio Karl Lagerfeld, “en la moda siempre hay cosas que nunca pasan de moda: el vaquero, la camisa blanca y la chaqueta Chanel”.

El color negro se sitúa como otro de los distintivos del Chanel de los primeros tiempos. Pero hay una prenda que alcanza la categoría de icono, ese es el denominado por Vogue little black dress, el vestidito negro creado en los años 20 continúa de plena actualidad. Sin adornos, con una estructura sencilla, el negro toma el protagonismo. Pero en la difícil elección de escoger entre las piezas más representativas de la Maison, no podía faltar uno de los complementos más imitados de la historia de la moda: El bolso 2.55, en honor a su fecha de creación por Mademoiselle.

Perlas, tweed, blanco y negro: el espíritu de Coco permanece vivo. © Giampaolo Sgura

Perlas, tweed, blanco y negro: el espíritu de Coco permanece vivo. © Giampaolo Sgura.

 

This article has 3 comments

  1. Sr WordPress Reply

    Hola, esto es un comentario.
    Para borrar un comentario simplemente accede y revisa los comentarios de la entrada. Ahí tendrás la opción de editarlo o borrarlo.

  2. Pingback: - FashionablyFashionably

  3. Pingback: Vistiendo la historia - FashionablyFashionably

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *